“Una moto te va a dar lo que no te da nada: libertad” 1


Compartenos!

_DSC0010Natacha Víctor fue campeona de España de motocross en los años ochenta y noventa, cuando las competiciones todavía eran mixtas, aunque ella siempre sintió que “era una más”. Desde pequeña se interesó por las motos gracias a su padre, que era un gran aficionado al motor. “Ya olía a gasolina desde los tres años” y con apenas siete empezó a competir, compaginándolo con sus estudios en la CEMU, de la cual guarda “muchísimos buenos recuerdos”.

 

 

Aunque cada vez hay más, las motos como deporte sigue siendo relativamente minoritario para las chicas ¿Cómo empezaste a interesarte por el motocross?
Por mi padre que siempre ha estado con motos de campo. Yo quería ser como mi padre.

Has competido y ganado premios desde muy joven ¿Cuándo empezaron a gustarte las motos?
A gustar yo creo que desde que nací, ya olía a gasolina desde los tres años. Mi primera moto fue de batería y a los cinco ya pasé a una de trial beta de 50 cc, pero que no era gran cosa. Luego ya empecé con la Kawasaki KX de marchas y esa la usé desde los seis hasta los diez años. Desde los diez hasta los quince ya andaba con una de 80cc y de los quince a los veintiuno con una de 125cc.

¿Y con cuantos años empezaste a competir?
En competición a nivel nacional comencé a los siete u ocho. Y estuve competiendo hasta los veinte.

Estar en lo alto de un podio debe ser increíble ¿Cómo te sientes al ganar premios?
Ya hace tiempo de ello pero molaba por que antes no habían campeonatos de chicas, con lo cual yo corría con hombres… Era una más, daba igual que fuera una mujer.

¿Era ese tu gran sueño, llegar a competir encima de una moto?
Sí era mi sueño, pero podría haber sido mejor.

El motocross es un deporte bastante arriesgado ¿Te has roto algún hueso?
Sí que lo es. Yo no sé ni cual tengo bien, pero sí que he tenido muchos problemas con las cervicales y el escafoides.

Las motos son riesgo y pasión ¿Qué sientes al estar subida a una moto?
Sientes libertad. Una moto te va a dar lo que no te da nada… vamos libertad.

¿Cuál fue tu anécdota en el motocross?
Es que no eran dentro de las carreras, porque cuando tu vas a un campeonato de España llegas un viernes y vuelves un domingo y lo mas divertido es después, estar con todo el grupo porque nos llevábamos todos superbién.

¿Qué es lo más duro de competir?
Es un deporte individual. O estas arriba o abajo o te hunden…no mola nada si no tocas el podio…Si pierdes no sirve de nada si te desplazas lejos.

¿Cuál es tu marca de motos favorita?
Honda si es de motocross. Y si es de carretera Ducati

Ah, también te gustan las motos de carretera?
Sí, tengo una Ducati.

IMG-20150226-WA0021

 

¿Y el freestiyle?
Sí y además hace cuatro años estuve a punto de iniciarme en ello, pero al final pensé que era mejor que no por si acaso me caía.

Compitiendo desde tan pequeña ¿te resultó duro compaginar los estudios con las motos?
Hubo una temporada que sí. Cuando salía del colegio mi padre me esperaba con el coche y el remolque y luego me tocaba hacer los deberes.

De hecho tú estudiaste en la CEMU…
Yo entre aquí con seis años y salí con dieciséis. Y tengo muchísimos buenos recuerdos.
De hecho yo siempre digo que la CEMU te da algo que no te lo da ningún otro colegio: valores. En otro colegio tú llegas, apruebas y hasta luego. En la CEMU aprendes valores.

¿Qué consejo le darías a un chico o chica de la CEMU que quiera dedicarse al mundo del motor?
Ser muy constante y saber que es muy sacrificado. Te tienes que dejar la vida ahí si quieres llegar a algo.

Tu historia en la CEMU es larga ¿Qué recuerdo positivo y negativo destacarías de tu paso por aquí?
Negativo es que no te lo puedo decir porque de la CEMU he salido encantada y lo positivo es que la CEMU te enseña empatía, humildad… Tiene muchas cosas que no se aprenden en otro colegio. Esto es solo en la CEMU. Yo me acuerdo que a veces mi madre me daba dinero y había un bar que nos daban bocadillos… Pues los externos íbamos con nuestro dinero y éramos muy ratas y llegaban los internos los viernes, que les daban 500 pesetas, y lo repartían con todos nosotros. Yo eso me he dado cuenta saliendo después de la CEMU, que eso no lo vas a ver en ningún lado.

 
IMG-20150226-WA0019Agradecemos mucho a Natacha que nos haya concedido esta entrevista y le deseamos mucha suerte en sus futuros proyectos.

Compartenos!
  • Monse

    Super orgullosa de ser parte de la historia de Cemu-Comunicación, pero mucho más de oir, oler y palpar los sentimientos de los enanos cuándo entrevistan a alguién tan GRANDE como Natacha.